Entrevista en la Universidad de León

Entrevista UniLeón _ Carlos G. de Juan

A continuación comparto la entrevista a cerca de la Economía Colaborativa que me realizaron unos alumnos de la Facultad de Ciencias Económicas de Universidad de León.

Acerca de la economía colaborativa:

1 – ¿Cómo ves que está siendo el impacto de la economía colaborativa en el mundo actualmente? ¿Crees que está cambiando el mercado y los hábitos de los consumidores?

Antes de todo, es muy difícil definir lo que es la economía colaborativa, cada vez existen diferentes manifestaciones del mismo concepto, lo cual siempre genera tensiones. Pero, centrándome en el concepto de economía colaborativa, si, es evidente que esta economía esta generando una gran repercusión no solo en los medios, sino en el mundo real afectando a cualquier sector social y económico y cada vez más a los planes políticos. La economía colaborativa siempre ha estado presente, pero ha renacido en el siglo XXI con un mayor alcance, debido básicamente a la combinación de las posibilidades digitales con las capacidades sociales. La disrupción digital y colaborativa esta haciendo tambalear los modelos convencionales asentados durante decadas. Nuevas formas de atender necesidades están sucediendo sin cesar, y eso no se puede obviar, la realidad al final termina por golpearte. Cada vez es más frecuente escuchar grandes cifras asociadas a este concepto de economía colaborativa, pero como se dice no todo es oro lo que reluce. Desde mi opinión personal, la economía colaborativa es un puente para remover lo establecido y ser una oportunidad para hacer mejor las cosas, pero hay un alto riesgo de que finalmente vuelvan a operar sobre ella las viejas lógicas extractivas y lineales, que como sabemos, nos conducen a escenarios no favorables para la mayoría social. Las esferas de la cotidianidad de la vida tienen el riesgo de mercantilizarse y crear más barreras que puentes en la sociedad. Es importante observar y reflexionar con amplitud y profundidad los cambios que están generándose entorno a todo esto actualmente para atisbar el futuro que viene.

2 – ¿Crees que poco a poco va aumentando la competencia en el sector?

La economía colaborativa, no es un sector concreto, sino que es una forma diferente de hacer las cosas, como decía, la combinación de la capa digital y la social esta actuando en cualquier sector dónde las personas sean protagonistas, como son alojamiento, movilidad, alimentación, servicios, conocimiento, etc. Sobre la competencia, efectivamente, al final las reglas de juego de fondo nos conducen a eso, aunque es cierto que también se esta generando un ecosistema dentro de éste modo de hacer las cosas que busca la colaboración entre entidades del ecosistema o externo a él. Desde éste ámbito se están dando pasos para un cambio de cultura que favorezca a todos, pero siguen produciéndose monopolios, competitividad y además conflictos con lo establecido. Es evidente que las cosas cambian, pero desde una actitud colaborativa y participativa los cambios duros se vuelven blandos.

3 – Por vuestra propia experiencia, ¿creéis que es un buen nicho de mercado en el que invertir?

Desde la lógica dominante y capitalista, parece evidente que si lo es, dado que cada vez son mayores las cifras de inversión que se mueven en la economía colaborativa. Las inversiones crecen debido a que se destinan a modelos que operan en lo digital y la inmediatez, permitiendo validar en menor tiempo y con menor riesgo la inversión de las primeras fases del desarrollo de estas iniciativas. Por ello si en una primera fase resultan buenas métricas, es más fácil que se aumente la inversión siguiente que permita dar mayor capacidad de crecimiento al proyecto. Los inversores son seducidos cuando ven seguridad con las rápidas validaciones y por otro lado un retorno rápido de lo invertido con beneficios. Pero, de nuevo, operando en esta lógica lo que sucede es que al final iniciativas que parten con unos valores se contradigan con su realidad, dependiente de un obligado crecimiento que pone en riesgo la coherencia de la colaboración y sus valores asociados. Creo que enfocarnos más en contribuir a superar retos en vez de pensar en incrementar los beneficios daría más sentido a todo esto.

4 – ¿Hacia qué público objetivo está orientada la economía colaborativa?

Indirectamente afecta a todo el mundo, la economía colaborativa cada vez tiene mayor impacto en la realidad social y en los planes políticos. Directamente, veo que es una economía donde tiene gran peso el concepto de consumo colaborativo. Creo que a grandes rasgos se está favoreciendo a las personas que disponen de un nivel adquisitivo medio y alto (<40 años) que prefieren el acceso frente a la propiedad de recursos bien por comodidad o por su filosofía. Y por otro lado quienes (>40 años), se benefician de esta economía, pues son personas que tienen la propiedad de esos recursos que se ponen en valor a través de esta economía. Se podría profundizar y definir más el análisis con estudios ya realizados. Por ejemplo, existe un estudio muy interesante de la OCU sobre el consumo colaborativo.

5 – ¿Cuánta influencia crees que tienen las redes sociales en las diferentes técnicas de economía colaborativa?

Pues su influencia es fundamental, como he comentado, la vinculación de lo digital con lo social es una combinación poderosa (redes sociales) si además le das un sentido para generar economía, colaboración y fácil acceso, entonces generas el alcance y la repercusión que ha tenido y que cada vez se convierta en algo común en el día a día.

6 – ¿Qué aspectos positivos y negativos ves en la economía colaborativa?

Ya he mencionado algunos, pero resumiendo. Aspectos positivos, la generación de un entorno de abundancia de posibilidades para resolver de un modo ágil y distribuido situaciones antes complejas. Fomentar el sentido de que la economía se vuelve más fácil y directa, es decir la persona se siente protagonista de la economía, al facilitarle herramientas con las que crear economía que antes era complicado y recuperar la confianza entre las personas desconocidas. Pero como comentaba antes con altos riesgos. Hace falta también que en todo este proceso los buenos valores humanos nos guíen, pues podemos caer en una sutil y agravante deshumanización al potenciar a un más las relaciones humanas hacia relaciones puramente económicas que antes manteniamos con empresas y ahora con personas.

7 – ¿Debería estar muy regulado este tipo de consumo? ¿O crees que se le debe dejar una amplia libertad dentro del mercado?

Pues, evidentemente la sobre-regulación es una respuesta de lo establecido como respuesta al miedo que supone el cambio, es decir controlar todo aspecto para que no cambie o siga un camino definido. La sobre-regulación no es natural. Una sobre regulación en la economía colaborativa que se basa fundamentalmente en relaciones directas entre personas y/o entidades, sería como poner barreras al campo. Creo que lo inteligente es observar que esta sucediendo con estas plataformas, que en su funcionamiento crean modelos de auto-regulación que de algún modo con pocas reglas y herramientas que dan gran peso a la creación de confianza entre las personas, simplifica mucho los procesos. Las administraciones tienen aquí mucho aprendizaje. No creo por otro lado que la libertad plena de regulación sea adecuado siempre tiene que haber unas reglas fundamentales y comunes que eviten que perdamos el cuidado de lo importante. Buscar un equilibrio sano y dinámico es la clave, la realidad es compleja y han de convivir diferentes realidades como son los viejos paradigmas con los nuevos, por lo tanto la regulación es necesaria, pero aplicando otras formulas alineadas con el empoderamiento de las personas en la colaboración, la auto-regulación y la confianza. Todo esto es una oportunidad de reinventar la regulación y permitir mayor flexibilidad a los cambios, que son inevitables y que una sociedad organizada debe de afrontar. Ahora más que nunca necesitamos los buenos valores para guiarnos en esta inestable realidad.  Creo que las administraciones reguladoras deben de reducir su papel paternalista y facilitar marcos de referencia donde se garanticen las condiciones adecuadas para que emerjan los buenos valores en la economía para poner en el centro el cuidado de las relaciones humanas y del planeta, y todo lo demás llegará de forma natural. Todo el mundo en realidad desearía contribuir positivamente a la sociedad, pero hay que cambiar las reglas que condicionan esas contribuciones. Hay que ir más allá. Ante una sociedad más empoderada, las administraciones públicas progresivamente deberían de ir abandonando el papel de dirigir los procesos para situarse más en el papel de acompañar y facilitar los procesos y recursos necesarios para la creación de una ciudadanía más consciente y responsable.

Acerca de OuiShare:

1 – ¿En qué consiste el proyecto Ouishare?

OuiShare es un concepto vivo, que se redefine en el tiempo. Externamente es una organización que impulsa proyectos enfocados en generar espacios para conversaciones y conocimientos que nos ayuden a aproximarnos a una sociedad más colaborativa. Internamente, es una incubadora de personas y proyectos, donde personas motivadas se conectan y colaboran en la misión de la organización.

2 – ¿Cómo surgió el proyecto?

Surgió en París, en el año 2011, a partir del libro de Rachel Botsman (What’s mine is yours – Lo mio es tuyo) y un grupo de amigos en París interesados en estos temas. Luego se creó un grupo en facebook donde personas de diferentes lugares del mundo se encontraron a raíz del concepto del consumo colaborativo y el libro de Rachel Botsman. A partir de ese encuentro offline en parís y online en facebook, la conversación llegó hasta un primer encuentro presencial donde todas estas personas de diferentes partes del mundo dieron comienzo a OuiShare.

3 – ¿Cómo fueron las expectativas al comienzo?

Mi opinión sobre esto, es que al principio, como todo proceso que se inicia hay mucha ilusión y grandes expectativas, pero con el paso del tiempo y dando un paso hacia atrás y viendo en conjunto todo, las expectativas han ido adaptándose a la realidad, diferente a la que vivimos en nuestras cabezas, pero manteniendo una visión.

4 – ¿Creéis que se han cumplido esas expectativas?, ¿se han superado?

Si, las expectativas se van cumpliendo, de hecho OuiShare se ha convertido en un modelo de organización atractivo para otras organizaciones, pero siendo inspiracional, no termina de encajar en la realidad, dado que son ritmos diferentes. Hay que tener ese doble enfoque para poder seguir avanzando en el propósito.

Fin de la entrevista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s